EDITORIALOpiniónPolitica

Aumento de pensiones y lágrimas del presidente

Miuris (Nurys) Rivas

Sevilla, España

“Acompáñenme todos a producir este cambio para poder decir parafraseando, a nuestro poeta nacional, Pedro Mir: porque habrá una gran patria, una grande, inmensa, inmóvil patria para todos y no seremos un país para las lágrimas… Seremos un país diferente, porque el  cambio va”.

Siendo honestos y objetivos, hay que decir que algunas situaciones en nuestro país, sí corresponden al cambio prometido por el presidente Luis Abinader en su campaña.

Recientemente el presidente anunció un aumento en las pensiones mínimas del Estado, que beneficiará a más de cien mil pensionados civiles.

Esta decisión es un acto de justicia para tantos dominicanos que trabajaron toda su vida, lo que reciben cada mes es fruto de una labor desarrollada con dedicación, ese dinero son gotas de sudor acumuladas en muchos años.

Nunca mejor que ahora, en el ocaso de sus vidas cuando ya han otorgado a su país la fuerza de un trabajo que sirvió para levantar proyectos, en tantos sitios de la tierra dominicana.

Cabe al presidente Abinader, la gloria de hacer lo que debió haberse efectuado hace mucho tiempo, no puede negarse que el aumento de estas pensiones cae en esa promesa de cambio que le ha sido sacada en cara a Abinader, por considerar que estaba faltando a su compromiso.

Las lágrimas del presidente:

Por otro lado, es noticia trascendente, el hecho de que Luis Abinader, admitió que en el tiempo que lleva en la magistratura del Estado, ha llorado por dos situaciones.

El presidente dijo esto:  “Hay una que quiero mantener en privado”, no por curiosidad, sino para tener la oportunidad de conocer más a nuestro presidente, me gustaría saber cual fue esa circunstancia que le hizo derramar lágrimas, es una pena que no lo haya dicho, creo que si lo hace, subiría su popularidad, ya que demostraría que no por ser presidente, carece de humanidad.

Todos recordamos el triste episodio del asesinato el pasado año, de una niña en Los Alcarrizos, permítame decirle presidente, que sus lágrimas lo igualan a muchísimos dominicanos cuyas lágrimas e impotencia afloraron al conocer esa y otras noticias que producen idéntico sentimiento.

El presidente aceptó haber llorado al enterarse del caso, yo personalmente me siento fascinada de saber que tenemos un presidente capaz de emocionarse hasta las lágrimas, ojalá que esa misma capacidad le haga más fuerte en la lucha contra los males que ocasionaron la muerte de esa niña y otros más.

Porque señor presidente, valoramos la generosidad de regalar una casa a esa familia, pero lamentablemente ni la mejor casa del mundo va a devolverle la vida de su hija.

¿Habrá llorado antes otro presidente? No lo se, personalmente creo que la mejor parte de la entrevista del presidente fue precisamente, conocer la faceta de que usted es capaz de llorar de pena en solidaridad con una familia dominicana.

Reloj Informativo

Redacción 829-368-2371/829-883-1020

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: