Coronavirus

Niños que sufrieron Covid podrían desarrollar extraño síndrome que puede ser confundido con un berrinche

Aunque la pérdida del olfato era uno de los síntomas más característicos del Covid, generalmente era visto solo en adultos; sin embargo, un trastorno del sentido está siendo más común en niños en las últimas semanas que han dado positivos al virus

Hasta hace unos meses, antes de que apareciera la variante Ómicron, uno de los síntomas con los que podías distinguir fácilmente si te habías contagiado de Covid era la pérdida de olfato, de gusto o de ambos.

Asimismo, la falta de ambos sentidos también se presentaba en aquellos pacientes que desafortunadamente desarrollaban el llamado Covid persistente y también generalmente solo se veía en adultos que habían contraído el virus.

Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Anglia Oriental, en Reino Unido, junto con expertos de la entidad benéfica Fifth Sense, que ayuda a las personas con trastornos olfativos y del gusto, en las últimas semanas se ha presentado un signo extraño relacionado con el olfato particularmente en niños que se contagiaron de Covid.

Diversos menores de edad han experimentado parosmia, es decir, cuando los olores o aromas habituales de un día para otro se vuelven desagradables, sin que realmente lo sean.

Si bien se reportaron muchos casos de esa distorsión olfativa asociada al coronavirus desde el inicio de la pandemia, se consideraba que el trastorno afecta principalmente a los adultos, mientras que los niños a menudo quedaban a la sombra por lo fácil que es confundir los síntomas de la parosmia con un berrinche propio de la edad.

El estudio señala que los menores son más susceptibles a ese tipo de cambios bruscos que enseguida se reflejan en sus hábitos alimenticios, haciendo imposible comer lo que antes les gustaba.

Cómo actuar con un niño que sufre parosmia tras padecer Covid

Lo primero que recomiendan los especialistas es escuchar a los niños y creerles si ellos dicen que algo tiene un olor desagradable cuando en realidad los demás no lo perciban así. También es una buena idea hacer una lista de aquellas cosas que los producen.

También se recomienda darles a los menores diferentes tipos de comida con sabores menos pronunciados y someterlos a un entrenamiento olfativo para recuperar poco a poco el sentido.

Una de las cosas que podrían funcionar es darles a oler, al menos, 4 fragancias diferentes ( eucalipto, limón, rosa, canela, chocolate, café o lavanda) varias veces al día durante unos meses.

Reloj Informativo

Redacción 829-368-2371/829-883-1020

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: